Elaboración

Nuestra experiencia nos dice que para poder elaborar un vino característico, la uva debe disponer de tiempo y espacio para que físicamente cumpla su ciclo natural.

El equilibrio de la producción es la base. Las bajas producciones, el cultivo ecológico y el punto óptimo de maduración son algunos de los aspectos básicos para nosotros.

En Alsina Sardà la tecnología es un complemento importante, pero sólo eso, un complemento: la materia prima es el elemento fundamental para la calidad final de un vino.

La vendimia se realiza manualmente en su día óptimo de maduración. La uva es sometida a maceración pelicular a baja temperatura a fin de extraer al máximo sus componentes aromáticos alojados en el hollejo, así como los polifenoles (taninos y antociuanos) esenciales para rosados y tintos.

Una vez macerado, el prensado se realiza a baja presión obteniendo únicamente el 55 por ciento del mosto para la elaboración de vinos de calidad. Posteriormente el mosto es decantado por gravedad durante 48 horas. La fermentación se realiza seguidamente a baja temperatura para preservar su frescura y aromas.

Nuestros vinos de finca se obtienen a partir de un proceso muy cuidadoso y selectivo que nos permite mantener su tipicidad.

En cuanto a los vinos y cupajes seleccionados para nuestros cavas, nos regimos por criterios como la capacidad de mejorar con la crianza. La duración de la crianza es una variable fundamental en nuestros cavas. Esta lenta evolución tiene lugar bajo la protección de la oscuridad y la frescura que podemos encontrar bajo tierra, donde reposan nuestras botellas para poder dar a luz un cava de la más alta calidad.